Peso español

Google
 

Información sobre el Peso español

Real de a 8

1 peso averso 1 peso reverso
Peso

El peso ($) es el nombre de la moneda de curso legal en ocho países de América y las Filipinas, pero diferentes la una de la otra. Su origen se remonta a la reforma monetaria española de 1497, que creó entre varias monedas la pieza de ocho (real de a ocho o duro).

El Real de a 8, Peso fuerte o Peso duro fue una moneda de plata con valor de ocho pesos acuñada por el Imperio español después de la reforma monetaria de 1497. Gracias al amplio uso que tuvo a finales del siglo XVIII en Europa, toda América y el extremo oriente, se convirtió en la primera divisa de uso mundial. Fue la primera moneda de curso legal en los Estados Unidos hasta que una ley de 1857 desautorizó su uso. Muchas de las monedas actuales, tales como el Dólar canadiense, el Dólar estadounidense o el Yuan Chino, así como monedas de Latinoamérica y de Filipinas están basadas en el Real de a 8.

Actualmente el término Peso se usa todavía en ocasiones para referirse al histórico Real de a 8. Esto se debe a que los pesos tenían un peso y diámetro similar al Real de a 8. No obstante, el término peso no aparece en el sistema monetario español hasta 1864, y es más exacto referirse al Real de a 8 en el anterior sistema monetario.

En el mundo anglosajón en general y en Estados Unidos en particular, el Real de a 8 era conocido como «Spanish dollar», «pieces of eight» o «eight real coin». Aunque existen diversas teorías, el símbolo «$» del dólar norteamericano parece tener su origen en las bandas y columnas del escudo español que aparecen en el Real de a 8.

Una ley estadounidense de 1792 sobre el sistema monetario creó la casa de la moneda de los Estados Unidos, aunque los primeros dólares estadounidenses no fueron tan populares como los «Spanish dollars» o Reales de a 8, pues estos últimos eran más pesados y estaban hechos de plata más fina. Un Real de a 8 tenía un peso nominal de 550,209 granos españoles, que son 27,468 gramos; con una pureza de 0,93055 significaba que el real de a 8 contenía 25,560 gramos de plata, aunque su peso y pureza varió significativamente entre las distintas casas de la moneda a lo largo de los siglos. En cambio, la citada ley de 1792, especificó que el dólar estadounidense contendría 24,1 ó 27 gramos de plata.

Los Reales de a 8 tenían un valor nominal de 8 reales en España; a menudo las monedas eran cortadas físicamente en ocho trozos, o a veces en cuatro cuartos para lograr un cambio más pequeño. Este es el origen de la expresión: «no tiene más que cuatro cuartos», en el mundo castellano o del nombre coloquial para esta moneda y también en el anglosajón de «pieces of eight» y del origen del nombre de «quarter» y «two bits» (dos trozos) para los veinticinco centavos en los Estados Unidos.

La familia de los Reales mexicanos existió hasta los tiempos del Porfiriato. Un Real correspondía a Ocho Pesos y en la familia numismática mexicana se cuentan monedas de Medio Real, Un Real, Dos Reales, Cuatro Reales y Ocho Reales. Por ello se prohibió el corte de las monedas de uso coriente en México a partir de 1827.

Antes de la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos, debido a la restrictiva política monetaria británica, había una carencia crónica de moneda en todas sus colonias. El comercio se realizaba por tanto usando el Real de a 8 español. La moneda española fue prácticamente moneda de curso legal en los Estados Unidos hasta que en 1857 fue prohibido su uso, y mientras circuló en los Estados Unidos el real de a 8 tuvo el valor de un dólar.

Como curiosidad cabe indicar, por ejemplo, que el precio de las acciones en el mercado de valores de los Estados Unidos denominado en octavos de dólar perduró hasta el 24 de junio de 1997 cuando el New York Stock Exchange convirtió dicha denominación a dieciseisavos de dólar, aunque poco después se pasó a la notación decimal.

Los reales de a 8 se acuñaban en América y se transportaban a granel hacia España, haciendo este transporte un objetivo tentador para los piratas y corsarios del mar. Por otra parte, su uso también se extendió por el sudeste asiático, pues el Galeón de Manila transportaba periódicamente plata en monedas desde México hasta Manila en las Filipinas, donde debía intercambiarse por mercancías chinas y filipinas puesto que la plata era la única mercancía extranjera que China aceptaba como pago. En el comercio oriental, los reales de a 8 españoles fueron a menudo estampados con caracteres chinos, estos caracteres indicaban que se trataba de monedas originales.

Debido a los enormes yacimientos de plata descubiertos en México (por ejemplo en Taxco y Zacatecas) y Potosí en la actual Bolivia las casas de la moneda de México y Perú comenzaron a acuñar moneda desde el siglo XVI, siendo que millones de Reales de a 8 se acuñaron a lo largo de los varios siglos de presencia española. El real de a 8 se convirtió entonces en la divisa de más amplia difusión durante el periodo colonial en América, y por su elevado valor intrínseco así como por su fineza, se siguieron usando en Norteamérica y en el Sudeste asiático hasta el siglo XIX.

Peso

En la América española, alrededor de 1565 en la ceca de Lima, se acuñó su equivalencia en una moneda de plata denominada inicialmente peso fuerte o duro. Su peso era de 27 gramos y tenía una ley de 92% de plata pura. Circuló ampliamente desde el siglo XVIII, no solo en la América española, sino también en las colonias europeas del continente.

En la Nueva España, la casa de moneda hace su arribo hacia 1535 con la llegada del virrey Antonio de Mendoza, el cual portaba consigo una cédula real, en la que la Corona Española disponía la fundación de la primera Casa de Moneda en América. y acuño pesos desde 1536.

El peso mexicano fue la moneda de curso legal en los Estados Unidos desde 1785, y junto con el dólar estadounidense, desde 1792 hasta 1857. Su equivalencia entonces era de un peso mexicano por un dólar estadounidense. Y precisamente del peso español procede el símbolo del dólar, $, que no es otra cosa que las columnas de Hércules y la banda con la inscripción "Plus Ultra" que figuraba en esa moneda (y siguió figurando en las monedas de 100 pesetas, formando parte del escudo real, hasta su desaparición con la entrada del euro).

Después de la independencia de la América española, se mantuvo como la moneda básica. Con la adopción del sistema decimal (es decir de un peso dividido en cien centavos, céntimos o centésimos), algunos países de América cambiaron su nombre: boliviano en Bolivia, bolívar en Venezuela, colón en El Salvador y Costa Rica, córdoba en Nicaragua, lempira en Honduras, quetzal en Guatemala, Guaraní en Paraguay y sucre en Ecuador.

Copyright © MonedaNumismatica.com